¿Cómo la Bicicleta Puede Impulsar el Cambio Cultural que el Perú Necesita?

0
1976

Muchas veces hemos oído que el Perú es un «país en desarrollo»; sin embargo, cuando converso con algunas personas me doy con la sorpresa de que existe cierto pesimismo con el cambio cultural que el Perú está esperando. «Eso nunca va a cambiar», «Va a tomar generaciones», «Hay cosas más importantes», entre otras frases, solo sustentan más mi idea de que hay un gran porcentaje de peruanos que aun sabiendo que el Perú es un «país en desarrollo», no lo acepta como tal. Ser un «país en desarrollo», para mí, significa que el Perú personificado sería como un adolescente que aún está forjando su personalidad y depende de nuestra sociedad darle a ésta el rumbo que necesita.

En la actualidad, en Holanda más de la mitad de la población se moviliza en bicicleta para dirigirse a su trabajo o a su centro de estudios. ¿Se han puesto a pensar si esto fue siempre así? La respuesta es no. Posterior a la segunda guerra mundial, Holanda comenzó una etapa de reconstrucción la cual duró desde 1948 hasta 1960; la economía creció aceleradamente durante esos años, lo que generó que el poder adquisitivo de los holandeses creciera significativamente. Dicho poder adquisitivo impulsó las ventas de autos en Holanda; no obstante, la infraestructura de sus ciudades no estaba diseñada para estos vehículos. Es allí donde comenzó el caos.

Una ciclovía en Holanda con estacionamiento para bicicletas.

Se empezó a dañar la infraestructura urbanística de muchas ciudades para darle espacio al auto, las plazas se convirtieron en estacionamientos, las carreteras nuevas se llenaban de tráfico rápidamente, generando un gran costo al gobierno y a los mismos holandeses. Mientras esto sucedía la bicicleta era marginada de los espacios en la ciudad y su uso disminuía en un 6% anual. Por otro lado, sólo en el año 1971, los accidentes de tránsito en las ciudades holandesas fueron responsables de cerca de más 3300 muertes, de las cuales 400 eran niños menores de 14 años. Estas cifras motivaron a la población a realizar una serie de protestas, exigiendo un cambio en las políticas públicas, promoviendo la recuperación de espacios públicos en beneficio de peatones y ciclistas con el objetivo de detener aquella masacre. Dichas protestas fueron finalmente escuchadas, especialmente en 1973, cuando la primera crisis del petróleo paralizó la producción económica de Holanda. Es entonces cuando el primer ministro Joop Den Uyl se dirigió a su población y les informó que dicha crisis cambiaría sus vidas, que tendrían que cambiar su forma de vida para depender de menos energía y que eso era posible sin sacrificar su calidad de vida.

Protestas en contra de los autos en Holanda, 1973.

Las políticas para fomentar el uso de la bicicleta calzaban perfecto en el escenario antes expuesto. Los domingos sin coche para ahorrar petróleo hacían recordar a los holandeses como eran las ciudades antes que los autos invadieran sus calles. Es allí donde se empieza a recuperar plazas y espacios públicos para los peatones y ciclistas. La población continuó sus protestas y apostó por un mensaje claro: la motorización del transporte generaba masacres, contaminación y afectaba la infraestructura urbanística holandesa. Las constantes bicicleteadas donde se exigía infraestructura adecuada para ciclistas, se hicieron populares, generando así una conciencia colectiva que eventualmente cambió el chip de la sociedad sobre las políticas de movilidad que Holanda necesitaba. Pasaron los años y en la actualidad se sabe que Holanda es el país más seguro para transportarse en bicicleta gracias a la gran infraestructura y cultura ciclista que desarrollaron durante su proceso como «país en desarrollo».

La situación de Holanda en plena crisis del Petróleo me remonta al Perú actual, un país donde el gran crecimiento económico generado en los últimos años, trajo consigo fuertes consecuencias culturales, una entre ellas es el difícil despegue de una cultura ciclista que sigue siendo un gran pendiente para nuestra sociedad. Sólo el último fin de semana dos ciclistas fueron atropellados en la Costa Verde, donde la falta de infraestructura para peatones y ciclistas sigue ocasionando este tipo de accidentes. Esto pasaba mientras una periodista en Puente Piedra fallecía víctima de un conductor irresponsable que se pasó la luz roja. Las malas elecciones municipales y gubernamentales lamentablemente pueden seguir siendo una opción para una sociedad como la nuestra, es por dicho motivo que no podemos esperar a que algún político con visión e intención de mejorar la problemática tome la iniciativa.

Bicicleta blanca en honor a Martin Lozano Curo, fallecido tras ser atropellado por un omnibus en San Juan de Miraflores el sabado 16 de agosto de 2015. Foto por Alberto Schroth Prilika, album: https://flic.kr/s/aHskmni2T4

Peatones y ciclistas urbanos como nosotros debemos empezar a exigir la infraestructura y la inversión que merecen ciudades como Lima, la cual ha sido mal premiada como la ciudad capital más contaminada de América Latina y donde menos del 1% de su población se transporta en bicicleta. Y donde, sin embargo, se siguen realizando obras que afectan espacios públicos de peatones y ciclistas, en beneficio del parque automotor que sigue creciendo en nuestra ciudad, el mayor error que se comete por no contar con una planificación urbanística con visión de futuro. Dependerá de nosotros el informarnos sobre las obras e infraestructura que están dejando estas gestiones municipales en favor de ciclistas y peatones. Esto con el objetivo de protegerlas, promoverlas y exigir continuidad a las mismas a las siguientes gestiones, es así como, se debe promover un cambio en la forma de pensar sobre políticas de movilidad sostenible en nuestra sociedad.

Protesta en honor a Martin Lozano Curo, fallecido tras ser atropellado por un omnibus en San Juan de Miraflores. Foto por Alberto Schroth Prilika, album: https://flic.kr/s/aHskmni2T4

Desde mi rol como ciudadano, me comprometo a involucrarme con la difusión de cualquier actividad que promueva el ciclismo urbano en nuestras ciudades y quiero comenzar presentándoles Los Bicidomingos, campaña que tiene como propósito generar eventos semanales en distintas partes de Lima y que promueva el uso de bicicleta en la comunidad, brindándole información sobre rutas a través de sus redes sociales con el objetivo de que se vayan generando caravanas ciclistas desde distintas zonas de Lima. Nuestra meta es formar una comunidad que busca hacerse notar dentro de nuestra selva de cemento.

Si te quieres sumar a este movimiento, sígueme en mis redes sociales, donde muy pronto estaré anunciando el lanzamiento de mi blog personal y la llegada al Perú de la primera aplicación que te premiará por pedalear y ser parte del cambio en tu ciudad, si formas parte de alguna empresa o institución y estás queriendo fomentar esta actividad, puedes contactarme al correo kevingonzalesa@gmail.com.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here